Month: Diciembre 2012

Universo Murakami

Posted by on 11 Diciembre 2012

Los libros de Murakami son todos el mismo y, a la vez, son todos distintos. Porque M. no escribe libros, crea mundos, atmósferas, sensaciones.

Sus personajes son el mismo, pero son distintos.

Tal vez por eso lo correcto no sea decir “Estoy leyendo a Murakami,1Q84 (O Baila, baila, baila -aquí tienes el booktrailer -o La caza del carnero salvaje –por cierto ¿nadie en Tusquets se ha dado cuenta de que Baila… es la segunda parte del carnero?¿o es porque esta última se publicó en Anagrama?- o Tokyo Blues -antes conocida como Norwegian Wood- o…) sino “estoy en Murakami”.

Te absorbe, te traslada, te lleva de una punta a otra de Japón, te hace comer sus comidas, escuchar su música (todos sus libros “suenan”, están cargados de referencias musicales) sentirte tan solitario como sus personajes, creerte los acontecimientos más inverosímiles que pulverizan sin piedad, y en un solo párrafo, las vidas más anodinas.

Te hace “ser japonés”. O al menos ser “el japonés” que te imaginas como japonés de esos de Japón de toda la vida. Aunque no es que yo conozca muchos japoneses, en realidad sólo he conocido una japonesa en toda mi vida y, si te digo la verdad, es lo menos japonés que te puedas imaginar (con decir que estaba haciendo una tesis sobre La Inquisición…)

Pero, a lo que vamos, Murakami consigue que te metas tanto en su mundo que, si te lees tres de sus libros seguidos y luego coges Beltenebros ( Muñoz Molina) Darman, Rebecca, todos los demás personajes, la ciudad, el club… ¡¡son japoneses!!

Te juro que me ha pasado.

A PIE DE PÁGINA: Me acabo dar cuenta de que el texto está lleno de guiones, comillas, paréntesis… y me acabo de dar cuenta también de que quizás sea lo que mejor define a M. : mundos dentro de mundos, disrrupciones, saltos inesperados… Por otro lado, la imagen del post es de un bar en Urkizu, lo que viene a demostrar que la Gipuzkoa profunda no está tan lejos del Japón profundo, teoría esta que estoy seguro le dará que pensar al sr. Ezkiaga. Por varias razones..

Todos merecemos una (segunda) oportunidad.

Posted by on 4 Diciembre 2012

Y no, no nos referimos a “lo que nos alimenta” que ya hemos hecho propósito de enmienda.

Nos refererimos al blog de Ayesha Rueda, que se llama así, segunda oportunidad, ¿de qué va? Dejemos que ella misma nos lo cuente:

La idea de este blog es compartir con vosotros historias de productos (objetos, edificios, espacios,…) de los que nos rodeamos a diario y que tras haber vivido sus propias historias los reutilizamos, muchas veces sin darnos cuenta y otras siendo conscientes de ello, para darles una nueva utilidad para la que originalmente no habían sido diseñados. Ofreciéndoles de esta manera una nueva oportunidad.

Dales una oportunidad a Ayesha y a su blog.

Merece la pena.

Elogio de la sobremesa.

Posted by on 3 Diciembre 2012


Que si ahora voy, que si espera un poco, que si a mí me toca los lunes, miércoles y viernes, y los martes y jueves lo que me toca es bajar la basura.

Y la mesa sin poner.

¿Qué ha pasado durante todo este tiempo en la Redería?

¿Hemos dejado de alimentarnos?

Todo lo contrario.

Podríamos decir que nos habíamos vuelto bulímicos. Y, como en estos casos lo mejor es echarle la culpa a alguien, vamos a echársela a Mark Zuckerberg que, total, casi seguro que no nos lee.

Porque nos habíamos convertido en comedores compulsivos que terminaban vomitando en Facebook viajes, libros, restaurantes, fotógrafos, ilustradores…  y es que, es taaaaaan fácil. Un aquí-te-pillo-aquí-te-mato gastronómico.

Pero, como diría cualquier madre que se precie, una buena comida (con perdón) necesita sus tres buenas horas de digestión.

Y su buena charla,

En estos meses hemos seguido nutriéndonos de viajes, conciertos, libros, pelis, cortos, documentales, vídeos maravillosos, trabajos de ilustradores, fotógrafos, músicos, rincones, paisajes, olas, de personas que han pasado por la redería, como Aitor Azurki , sus gudaris y sus maizales, los STEPS con su frescura y sus ganas,  Beatriz y sus milagros

No vamos intentar resumir en un post un año y medio largo de escaquearnos de las comidas familiares.  Sólo deciros, si todavía no os habéis levantado de la mesa, que aquí estamos, que vamos a seguir compartiendo nuestras “cosillas” y que es un verdadero placer compartir con vosotros mesa , mantel, y lo que haga falta.