Anatomía de un instante.

Posted by on 14 Julio 2009

Todos nos acordamos de dónde estábamos el 11S. Y los que tenemos algunos añitos más nos acordamos también de dónde estábamos el 23F. Yo me acuerdo al menos. Me acuerdo de que llovía. Detalle aparentemente tonto, sobre todo porque hace veintiocho años el “sirimiri” era habitual en un Bilbao gris donde el Guggenheim apenas era un Museo de Nueva York.

Me acuerdo de que llovía porque, aquella tarde, una chica que me gustaba mucho me acompañó hasta casa tapándome, tapándonos, con su paraguas. Y eso, a los catorce, marca. Me acuerdo de que con sonrisa idiota subí a casa. y me encontré a mis padres pegados a una pequeña radio. “Ha habido un golpe de estado”, “ya, y a mí me ha acompañado a casa una chica que me gusta un huevo” (esto lo pensé, no lo dije, claro. A los catorce esas cosas no se cuentan) Pero tenían cara de acojonaos, así que la cosa parecía seria.

Qué manera de joderme la tarde.

La radio no contaba muchas cosas, sólo emitía música clásica y marchas militares. Bueno de eso no me acuerdo, es una mezcla de cosas leídas y, sobre todo, películas y algunos libros  Así que me fuí a la cama. Y, a la mañana siguiente todo había terminado. El Rey había salido por la tele y colorín, colorado, el golpe se ha terminado.

O al menos esa era mi visión dese los catorce años. Aunque, después de leer “anatomía de un instante” me temo que esa era la sensación de gran parte de la sociedad española.

Hoy, cada 23F es un recuerdo en la tele. Apenas unos segundos de imágenes chuscas, carne de Morancos. Tal vez a ello contribuya la imagen cuartelera y architópica de un Tejero bigotón, con tricornio y arma corta. Hoy, veintiocho años después, Suarez está pero no está, protagonista ajeno de homenajes y recuerdos (paradoja de alguien que ya no los tiene) Hoy, veintiocho años después todos eran demócratas y antigolpistas. Hoy todos recordamos que allí quedaron sentados, con dos cojones que se dice, Suarez, Carrillo y Gutiérrez Mellado. Pero nadie habla (y ellos menos todavía) del resto de diputados que al primer tiro se tiraron al suelo con unanimidad y consenso.

De ese instante parte “anatomía de un instante”. Un ensayo que, con perdón, no parece un ensayo. Un ensayo escrito como Cercas sabe escribir. Interesante, ameno, documentado… imprescindible para conocer quiénes somos y de dónde venimos.

Y, sobre todo, para saber a dónde vamos. O, al menos, hacia dónde no deberíamos de ir.

ANATOMIA DE UN INSTANTE
Javier Cercas
Mondadori
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788439722137
Año de edición:2009

Comments

Respond | Trackback

  1. Lo de la música clásica me suena por mi madre. Sólo tenía cinco años y, desgraciadamente, no me acompañó a casa ninguna chica de catorce. La única imagen que me queda puede que me la haya inventado, pero recuerdo mirar por la ventana para ver si mi padre volvía del trabajo de una santa vez. Vivía en un décimo, pero la altura real era como 20 o 30 pisos (Sestao está en un peñasco, como quien dice). Le veía pasar con su bolsa de deporte casi todos los dias. Se veían muchas cosas desde mis ventanas: Portugalete, la ría casi hasta El Abra, Barakaldo, Leioa, un montón de montes por ahí perdidos, mucha gente, montones de esqueletos industriales de Altos Hornos, los Astilleros…

    Joder. Definitivamente, me estoy haciendo viejo y nostálgico. Echo de menos esas vistas.
    Del golpe, mejor ni acordarse.

  2. copy en madrid, dando vueltas por la red (vengo vía persuasiones de martín caro) y me encuentro con este post. Maravilloso. Qué cosas pasan por herederos de rowan.

    “… O, al menos, hacia dónde no deberíamos de ir”. Exacto.

    Grande Javier Cercas, grandes vosotros. Enhorabuena.

  3. Por cierto, yo no había cumplido un año.
    Por eso me parece necesario Anatomía de un Instante y más, mucho más, desde que los chicos van al colegio.

  4. Hola Carlos,

    Un placer… y muchas gracias

    Tienes razón, grande, grandísimo, Cercas.

    En cuanto a lo que dices de los chicos y el cole, en la presentación del libro Cercas cuenta que una de las razones que le impulsó a escribir Anatomía fue un dato leído en la prensa británica: un porcentaje altísimo (ahora mismo no tengo aquí el libro, esta tarde miro y actualizo) de británicos creen a día de hoy que Churchil es… un personaje de ficción.

    Y a mí me ha pasado una cosa curiosa. Ví en su día la miniserie del 23 F y ahora, al empezar a leer el libro, los personajes que veía… eran los actores de la ficción. Claro, no me pasaba con el Rey, Suárez, Carrillo, Tejero… pero para “recordar a Milans, Armada, Sabino Fernández Campos… me tuve que ir a Google Images.

    Es efímera la memoria histórica.

  5. Así empieza el libro: “A mediados de marzo de 2008 leí que según una encuesta publicada en el Reino Unido, la cuarta parte de los ingleses pensaban que Winston Churchill era un personaje de ficción”.

  6. Para mí también hubiera sido importante que una chica de 14 me acompañara a casa ese dia o cualquier dia. :)
    Recuerdo ese dia porque nos mandaron a casa del cole al mediodía y pusieron en la tele una pelicula de risa creo recordar que era el profesor chiflado de Jerry Lewis, y en casa no dejaba de sonar el teléfono. A día de hoy lo recuerdo mas como una simple noticia de televisión que se repite cada año, en vez de un hecho historico que pudo cambiar nuestro futuro. Es bueno pensar por donde no fuimos.

  7. [...] cinco de agosto dÍas después de publicar un post sobre “anatomía de un instante“, nos sentamos a la mesa más de setecientos comensales (739). Muchos habéis llegado aquí [...]

Comments

Comments: