SIGN PAINTERS THE MOVIE

Posted by on 4 Marzo 2013

Hace ya unas semanas hablamos aquí de SING PAINTERS, un libro maravilloso sobre el mundo de los artesanos rotulistas en USA. Entonces ya avisamos sobre el documental que se estaba preparando pues bien, de momento aquí tenéis el trailer.

SIGN PAINTERS (OFFICIAL TRAILER) from samuel j macon on Vimeo.

Un relato de ¿ficción?

Posted by on 28 Febrero 2013

Hoy, 28 de octubre de 2013 abdica (que no dimite) un Papa después de casi 500 años. Bueno, pues ni abdicar ni dimitir, nuestro amigo Ignacio Cuadrado nos puntualiza que lo que hace un Papa es renunciar.

Méliès, la magia del cine.

Posted by on 22 Febrero 2013

Hace poco he visto “La invención de Hugo”.

Una grandísima película, pero sobre todo un gran homenaje al “inventor” del Cine, George Méliès.

Y digo del Cine, no del aparato que sirve para proyectar películas. Que no es lo mismo. Porque una confusión como esta es la que está llevando a la ruina a las industrias que confundieron el celuloide con las emociones, el policarbonato con la música, la encuadernación en rústica con las historias.

Qué curioso, Méliès venía del mundo de la magia, del ilusionismo, y fue ver el estreno de la primera proyección de los Lumière y ofrecerles incluirlo en su función.

A quién se le ocurre…

Pero George era mucho George así que se fue donde Robert William Paul que tenía un artilugio semejante (los inventos no aparecen nunca de manera aislada, siempre hay un grupo de gente trabajando en proyectos similares, por mucho que las patentes y el copyright se empeñen) tuneándolo hasta convertirlo en una cámara con la que grabó su primera peli.

Hizo algunas cosillas parecidas a los Lumière, ya sabes, gente que sale de la fábrica, trenes que llegan a la estación… pero fue hasta cogerle el tranquillo al asunto. No tardaría en empezar a aplicar sus trucos de ilusionismo hasta sorprender al mundo con la primera gran peli con efectos especiales, “Viaje a la luna”. Sin gafas 3D ni cosas parecidas pero con toda la magia del cine.

Porque Méliès era un mago, o alguien que utilizaba la magia para contar historias, que ponía la tecnología al servicio de la creatividad y la creatividad al servicio de las emociones.

Pero como George metiera un cohete en el ojo de la luna, las multinacionales (Edison y Pathé) acabarían metiendo el dedo en el suyo, en el del culo en este caso, tuvo que cerrar su pequeño estudio independiente y olvidarse del cine.

Años después se encontraría con una de sus principales actrices, Jeanne d’Alcy, que regentaba un quiosco de juguetes y chuches en la estación de Montparnasse y se casaron ocupándose juntos de la tienda.

Y allí le encontraría Léon Druhot, un hipster de la época, director de Ciné-Journal  y que lo rescatará del olvido.

Seguro que has visto “Viaje a la luna”, o al menos alguna de las escenas más famosas, pero lo que seguro que no has visto es esta pequeña joya que nos descubrió el otro día Sergio Rodríguez de La Historia de la Publicidad en la que unos “afiches” cobran vida anticipándose a  lo que vienen siendo los mupis interactivos.

Mobydick

Posted by on 8 Febrero 2013

Y no el de Melville, aunque desde estas costas también se avistasen ballenas. Es de Getxo, responde al nombre de Eneko, nos mola mucho-mucho y ahora está buscando financiación a través de crowdfunding para su nuevo disco “Cotard Delusion”.

FILMography

Posted by on 4 Febrero 2013

Ir a NY por primera vez  es como volver a un lugar que ya conocías. Pasear por Manhattan es pasear por decenas, cientos, de escenarios de películas, es buscar el ángulo del puente de Brooklyn que sale en el cartel de “Ërase una vez en América”…

y FILMography en la unión de FILM+Photography, un proyecto de @Moloknee que, juego fácil de palabras, mola mucho.

Madrid en Túpers (2)

Posted by on 1 Febrero 2013

La Casa del Lector – Matadero Madrid.

Dentro del gran proyecto MATADERO MADRID, y cuando digo grande no me refiero a grande como se ha malentendido en los últimos años, esa combinación de “arquitectoestrella+pelotazourbanístico+túinauguraqueluegoyalollenaremos” que ha logrado que hoy, una ardilla pueda cruzar España de norte a sur saltando  de Centros de Cultura Contemporánea a Museos de Arte Contemporáneo, de Centros de Interpretación de (ponga aquí lo que de renombre tenga su pueblo, desde marismas hasta el jamón de Calamocha), a Centros de Congresos de Aeropuertos Internacionales a…  porque Matadero (que tanta envidia nos da) es el continente puesto al servicio del contenido, la optimización de espacios y recursos, el uso de la CREATIVIDAD para mostrar la CREATIVIDAD,

Dentro de ese gran proyecto, digo, hay una “pequeña” joya, LA CASA DEL LECTOR, 8.000 m2 donde “ … experimentar con la lectura, sus nuevas manifestaciones, su promoción, o la formación de sus intermediarios. Un espacio en el que compaginar el público en general y el mundo profesional; el adulto, el joven y el niño; la palabra, la imagen y el arte. No hay manifestación cultural que, para su conocimiento y disfrute, no requiera de un ejercicio pleno de lectura.

Exposiciones, conferencias, cursos formativos, talleres de creación, ciclos de música, cine y artes escénicas, junto a investigaciones aplicadas, contribuyen, entre otras muchas propuestas, a la consecución de un lector que comprende, asimila, comparte e interpreta el mundo, la sociedad y su tiempo, porque lee”.

Toda una declaración de principios que cabe en dos naves tan diáfanas como pensadas. Un lugar no sólo para (ad)mirar (que también), un lugar donde apetece estar, estudiar, leer, escuchar a los que leen y a los que cuentan.

Un lugar dónde hay libros para leer y otros para llevarse (están en mi mesa esperando turno  “El texto infinito, ensayos sobre el cuento popular” de Antonio Rodríguez Almodóvar, “Vicios solitarios. Lecturas, relecturas y otras cuestiones éticas” de Alberto Manguel, “Infancia soñada y otros ensayos” de Gabriel Janer Manila y “El hilo azul. La pasión de contar, el secreto placer de leer” de Gustavo Martín Garzo.

Una iniciativa de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, editor salmantino (y fundador de Anaya) al que hasta hace dos semanas no conocía, al que, sin saberlo, ultrajé durante mi época escolar pintarrajeando sin piedad todos y cada uno de sus libros y al que,  desde no hace dos semanas, guardo gratitud eterna.

Madrid en túpers (1)

Posted by on 23 Enero 2013

Cartografías contemporáneas. Dibujando el pensamiento.

Ha sido este un fin de semana rico en calorías, proteínas e hidratos de carbono creativos. Vamos, que me he traído material abundante para este blog. Pero, como hay que guardar para los tiempos de hambruna, lo voy a ir dosificando en estos “túpers” que iré sacando en orden a su caducidad.

Desde siempre me han fascinado los mapas, tal vez porque alguna vez quise ser el pequeño Jim o el gran Sandokán, porque busqué Mompracem en atlas de colegio donde sólo venían Castilla la Nueva,  Castilla la Vieja y las Vascongadas. Porque, como Salgari, viajé por el mundo sin salir de mi habitación.

Luego exploré otros mapas, los del deseo, propio y ajeno, los primeros también en esa misma habitación y los segundos donde buenamente pude y me dejaron.

Y así los esquemas del cole se fueron convirtiendo en “mind maps” y mis cuatro letras mal juntadas en mi profesión de ”copywriter”

Pero lo más grande de los mapas es cuando te llevan hasta un tesoro. Porque, allí, a 10 pasos al noroeste del Jardín Vertical me encontré con esta exposición que

“…  presenta las cartografías elaboradas por artistas del s. XX y XXI que interrogan y cuestionan los sistemas de representación. Cartografías de espacios físicos y mentales que generan nuevos significantes y reflexiones sobre los distintos tipos de espacios (heterotopías, utopías, invisibles o virtuales). Así nos hacen conscientes del predominio del simulacro sobre la realidad, de nuestras dificultades para representar el mundo contemporáneo, y de las nociones de ideología y poder implícitos en el acto de representar.

La exposición muestra cómo los artistas han subvertido el lenguaje cartográfico, desde el mapa del mundo de los surrealistas, las cartografías de Art & Language o Artur Barrio. También incluye la transformación de la cartografía en vida realizada por los situacionistas, así como las cartografías actuadas de Carolee Schneemann o corporales como Yves Klein y Ana Mendieta. Aborda los mapas mentales, desde Lewis Carroll a Erik Beltran; la experiencia vivida de On Kawara, y los diferentes conceptos de espacios y también los trabajos que contestan las cartografías del poder como las de Marcel Broodthaers, Allighiero Boetti, Thomas Hirschhorn o Francis Alÿs “.

En el sitio web hay unos enlaces muy interesantes por los que moverse porque, al fin y al cabo, los mapas cartográficos, en papel o en GPS son una gran ayuda para viajar, los mentales para crear, las infografías para mostrar hechos y cifras, pero, por encima de todo, los mapas son nuestra guía para encontrar o para perdernos.

Allá cada uno.

HOMELAND

Posted by on 10 Enero 2013

No sé cómo, pero hace ya unos meses oí hablar de Homeland, la serie que había triunfado sobre MadMen en no sé que premios. ¿Cómo, que no ha ganado el bueno de Don? ¿Pese a los trucos, los cupones y las mentiras que usan los publicista? (ya sabéis que los que trabajamos en publicidad somos culpables hasta de la afición del Rey a ir a cazar de estrangis…)
El caso es que decidí ver eso con mis propios ojos. Y ahí me quedé, clavao, con los ojos como platos sin poder parar de ver capítulos uno detrás de otro. Mola la historia , los personajes, los giros inesperados, el ritmo, y hasta la música que oye Carrie, loca por Miles Davis (bueno por culpa de Miles no…).

Pues mientras espero los dos últimos capítulos de la segunda temporada, va y me encuentro esta delicia que combina Jazz y Homelad.
Llorad de envidia!!

Los Miserables. Puro folletín.

Posted by on 4 Enero 2013

Por esta misma bahía de Pasajes desde la que ahora escribo pasó una vez el gran viajero que fue Víctor Hugo.

Unas veces por destierro y otras muchas por el placer de conocer y de escribir y dibujar lo conocido en sus moleskines del siglo XIX, recorrería Europa recalando en “este humilde espacio de tierra y mar, que sería admirado si estuviera en Suiza; que sería célebre si se hallara en Italia, y que es desconocido porque se encuentra en Guipúzcoa

Corría el año 1843 y faltaban todavía diecinueve años para que se publicara “Los Miserables” y ciento cincuenta más para que se estrenase la película de Tom Hooper

Muchas barricadas se han alzado desde entonces, muchas han caído y otras se han vuelto a levantar, muchos han muerto por sus ideales y muchos otros se los han pasado por el forro de los cojones, o del traje gris marengo. Mucho ha llovido hasta llegar a “la que está cayendo”

Porque, si hay cosas que no cambian, las personas aún menos.

Iremos más limpios por fuera, más aseaditos, nuestras calles olerán mejor, nuestros pobres no cortarán cabezas, pero nos movemos por lo mismo que se movieron nuestros abuelos, y los abuelos de nuestros abuelos… y así hasta Lucy.

Somos más básicos de lo que pretendemos ser, menos racionales.

Quizás por suerte.

Y nos siguen emocionando las mismas cosas que nos han emocionado desde que las historias se contaban junto al fuego.

Puedo ponerme gafapasta y hablarte de las raíces de los cuentos (#storytelling lo llamamos ahora, así con hashtag, que mola más), de los arquetipos, del bueno-bueno, del malo, de héroes y villanos… pero eso sería demasiado racional.

Y en Los Miserables no hay nada de eso.

NI falta que hace.

Hay Emoción y Fuerza, hay lucha entre el Bien y Mal,

Hay “folletín”, bonita palabra que ha caído en deshuso y que hoy rezuma cierto aire despectivo. Pues no te olvides de que, al calor del folletín (de folleto, cuadernillo que se publicaba junto con el periódico y que contenía una historia por entregas), además del acercamiento de la literatura al pueblo, crecieron Victor Hugo, Balzac (“El vientre de París” tiene una de las mejores descripciones de un mercado central que he leído jamás) Dumas con sus mosqueteros y su Conde de Montecristo, Flaubert y la Bovary, Stevenson, Dickens, Salgari con sus piratas de Mompracen, Dostoievski, Galdós, Collodi y Pinocchio…

Uno no es seguidor de banderas, sabiniano de Joaquín y marxista de Groucho, más de ni Dios ni patria ni rey que de otra cosa, pero me sigue emocionando escuchar La Marsellesa en el café de Rick (qué tendrá el francés, que hace que los ideales sean aún más ideales y los susurros aún más calientes) y se me pone “la carne del alma de gallina” cuando escucho

Joder, es que te dan unas ganas de ir a las barricadas.

Universo Murakami

Posted by on 11 Diciembre 2012

Los libros de Murakami son todos el mismo y, a la vez, son todos distintos. Porque M. no escribe libros, crea mundos, atmósferas, sensaciones.

Sus personajes son el mismo, pero son distintos.

Tal vez por eso lo correcto no sea decir “Estoy leyendo a Murakami,1Q84 (O Baila, baila, baila -aquí tienes el booktrailer -o La caza del carnero salvaje –por cierto ¿nadie en Tusquets se ha dado cuenta de que Baila… es la segunda parte del carnero?¿o es porque esta última se publicó en Anagrama?- o Tokyo Blues -antes conocida como Norwegian Wood- o…) sino “estoy en Murakami”.

Te absorbe, te traslada, te lleva de una punta a otra de Japón, te hace comer sus comidas, escuchar su música (todos sus libros “suenan”, están cargados de referencias musicales) sentirte tan solitario como sus personajes, creerte los acontecimientos más inverosímiles que pulverizan sin piedad, y en un solo párrafo, las vidas más anodinas.

Te hace “ser japonés”. O al menos ser “el japonés” que te imaginas como japonés de esos de Japón de toda la vida. Aunque no es que yo conozca muchos japoneses, en realidad sólo he conocido una japonesa en toda mi vida y, si te digo la verdad, es lo menos japonés que te puedas imaginar (con decir que estaba haciendo una tesis sobre La Inquisición…)

Pero, a lo que vamos, Murakami consigue que te metas tanto en su mundo que, si te lees tres de sus libros seguidos y luego coges Beltenebros ( Muñoz Molina) Darman, Rebecca, todos los demás personajes, la ciudad, el club… ¡¡son japoneses!!

Te juro que me ha pasado.

A PIE DE PÁGINA: Me acabo dar cuenta de que el texto está lleno de guiones, comillas, paréntesis… y me acabo de dar cuenta también de que quizás sea lo que mejor define a M. : mundos dentro de mundos, disrrupciones, saltos inesperados… Por otro lado, la imagen del post es de un bar en Urkizu, lo que viene a demostrar que la Gipuzkoa profunda no está tan lejos del Japón profundo, teoría esta que estoy seguro le dará que pensar al sr. Ezkiaga. Por varias razones..