Tag: Herederos de Rowan

Los Miserables. Puro folletín.

Posted by on 4 Enero 2013

Por esta misma bahía de Pasajes desde la que ahora escribo pasó una vez el gran viajero que fue Víctor Hugo.

Unas veces por destierro y otras muchas por el placer de conocer y de escribir y dibujar lo conocido en sus moleskines del siglo XIX, recorrería Europa recalando en “este humilde espacio de tierra y mar, que sería admirado si estuviera en Suiza; que sería célebre si se hallara en Italia, y que es desconocido porque se encuentra en Guipúzcoa

Corría el año 1843 y faltaban todavía diecinueve años para que se publicara “Los Miserables” y ciento cincuenta más para que se estrenase la película de Tom Hooper

Muchas barricadas se han alzado desde entonces, muchas han caído y otras se han vuelto a levantar, muchos han muerto por sus ideales y muchos otros se los han pasado por el forro de los cojones, o del traje gris marengo. Mucho ha llovido hasta llegar a “la que está cayendo”

Porque, si hay cosas que no cambian, las personas aún menos.

Iremos más limpios por fuera, más aseaditos, nuestras calles olerán mejor, nuestros pobres no cortarán cabezas, pero nos movemos por lo mismo que se movieron nuestros abuelos, y los abuelos de nuestros abuelos… y así hasta Lucy.

Somos más básicos de lo que pretendemos ser, menos racionales.

Quizás por suerte.

Y nos siguen emocionando las mismas cosas que nos han emocionado desde que las historias se contaban junto al fuego.

Puedo ponerme gafapasta y hablarte de las raíces de los cuentos (#storytelling lo llamamos ahora, así con hashtag, que mola más), de los arquetipos, del bueno-bueno, del malo, de héroes y villanos… pero eso sería demasiado racional.

Y en Los Miserables no hay nada de eso.

NI falta que hace.

Hay Emoción y Fuerza, hay lucha entre el Bien y Mal,

Hay “folletín”, bonita palabra que ha caído en deshuso y que hoy rezuma cierto aire despectivo. Pues no te olvides de que, al calor del folletín (de folleto, cuadernillo que se publicaba junto con el periódico y que contenía una historia por entregas), además del acercamiento de la literatura al pueblo, crecieron Victor Hugo, Balzac (“El vientre de París” tiene una de las mejores descripciones de un mercado central que he leído jamás) Dumas con sus mosqueteros y su Conde de Montecristo, Flaubert y la Bovary, Stevenson, Dickens, Salgari con sus piratas de Mompracen, Dostoievski, Galdós, Collodi y Pinocchio…

Uno no es seguidor de banderas, sabiniano de Joaquín y marxista de Groucho, más de ni Dios ni patria ni rey que de otra cosa, pero me sigue emocionando escuchar La Marsellesa en el café de Rick (qué tendrá el francés, que hace que los ideales sean aún más ideales y los susurros aún más calientes) y se me pone “la carne del alma de gallina” cuando escucho

Joder, es que te dan unas ganas de ir a las barricadas.

Todos merecemos una (segunda) oportunidad.

Posted by on 4 Diciembre 2012

Y no, no nos referimos a “lo que nos alimenta” que ya hemos hecho propósito de enmienda.

Nos refererimos al blog de Ayesha Rueda, que se llama así, segunda oportunidad, ¿de qué va? Dejemos que ella misma nos lo cuente:

La idea de este blog es compartir con vosotros historias de productos (objetos, edificios, espacios,…) de los que nos rodeamos a diario y que tras haber vivido sus propias historias los reutilizamos, muchas veces sin darnos cuenta y otras siendo conscientes de ello, para darles una nueva utilidad para la que originalmente no habían sido diseñados. Ofreciéndoles de esta manera una nueva oportunidad.

Dales una oportunidad a Ayesha y a su blog.

Merece la pena.

Elogio de la sobremesa.

Posted by on 3 Diciembre 2012


Que si ahora voy, que si espera un poco, que si a mí me toca los lunes, miércoles y viernes, y los martes y jueves lo que me toca es bajar la basura.

Y la mesa sin poner.

¿Qué ha pasado durante todo este tiempo en la Redería?

¿Hemos dejado de alimentarnos?

Todo lo contrario.

Podríamos decir que nos habíamos vuelto bulímicos. Y, como en estos casos lo mejor es echarle la culpa a alguien, vamos a echársela a Mark Zuckerberg que, total, casi seguro que no nos lee.

Porque nos habíamos convertido en comedores compulsivos que terminaban vomitando en Facebook viajes, libros, restaurantes, fotógrafos, ilustradores…  y es que, es taaaaaan fácil. Un aquí-te-pillo-aquí-te-mato gastronómico.

Pero, como diría cualquier madre que se precie, una buena comida (con perdón) necesita sus tres buenas horas de digestión.

Y su buena charla,

En estos meses hemos seguido nutriéndonos de viajes, conciertos, libros, pelis, cortos, documentales, vídeos maravillosos, trabajos de ilustradores, fotógrafos, músicos, rincones, paisajes, olas, de personas que han pasado por la redería, como Aitor Azurki , sus gudaris y sus maizales, los STEPS con su frescura y sus ganas,  Beatriz y sus milagros

No vamos intentar resumir en un post un año y medio largo de escaquearnos de las comidas familiares.  Sólo deciros, si todavía no os habéis levantado de la mesa, que aquí estamos, que vamos a seguir compartiendo nuestras “cosillas” y que es un verdadero placer compartir con vosotros mesa , mantel, y lo que haga falta.

El “Tontín del Congo” VS “Tintín en el Congo”

Posted by on 8 Abril 2011


Leemos en El País que un ciudadano belga, originario del Congo, pide la retirada de “Tintín en el Congo” (Hergé) por considerarala xenófoba.

Vale, un “iluminao” que no tiene nada mejor que hacer, podemos pensar. Pero es que, ultimamente, los iluminados son legión.

O inquisición.

Y eso afecta a “lo que nos alimenta”.

Mucho.

Porque si esto sigue así, lo que nos alimenta será light, bajo en grasas y calorías, con bífidus, antioxidantes, mucha fibra y poca, muy poca, mala hostia.

Y eso será alimentarse, pero no disfrutar con lo que comes.

Crecen, y se crecen, los meapilas, los apóstoles de lo politicamente correcto, los cazadores de los cazadores de cisnes negros, los Flanders que están dejando el mundo vacío de Hommers.

Los que se escandalizan porque en un anuncio de vacaciones de verano sale una chica en bikini, porque la vida para los negros (ahora nativos africanos) era muy jodida cuando el Congo era belga (vamos, que mandaban los blancos… ¿arios, deberíamos de decir?) los que no saben que las palabras no tienen género y que la violencia tampoco  (es de cabron@s, chul@s o hij@s de puta, pero no de género)

Buenismo de escaparate en el que al final, y como dice el Teixi, paga la puta.

Nos alimenta Tintín, nos alimentan Asterix y Obelix, Mafalda, El Capitán América, Harakiri, Mauro Entrialgo, el TMEO, Kill Bill… tanto como un paseo por Las Landas al atardecer.

No por leer “Mein kampf” te vuelves nazi, no por leer la Biblia (uno de los libros más gore que existen) te vuelves pederasta, no por hacerte pajas con un LIB que corría de carpeta en carpeta te quedabas ciego (si acaso con cierta hipermetropía). No por ver Heidi una y mil veces te vuelves bueno (qué fácil sería, una “naranja mecánica” con Pedro, el Abuelo y la cabra)

No toquemos a Tintín, ni a Mark Twain.

Expliquemos que el mundo era así, que hemos mejorado y que debemos seguir haciéndolo.

Expliquemos cómo y por qué.

Pero no lo borremos del menú.

Porque corremos el riesgo de que nos repita.

__________________________

Aquí tenéis una contextualización muy interesante de “Tintín en el Congo

25 años de PIXAR

Posted by on 31 Marzo 2011

25 años de PIXAR

¿25 años? como pasa el tiempo cuando estamos juntos.

PIXAR como referente en animación, claro, porque hacen (muy) bonito. Pero sobre todo, PIXAR entendido como cine, sin etiquetas, bueno sí, BUEN CINE. Guiones para todos los públicos el mejor sentido de la palabra. Películas que se merecían el Óscar como Toy Story 3. Nos alimenta PIXAR.

Claro que sí.

Luis Landero, el “viejo profesor” que se merienda a la “generación nocilla”

Posted by on 3 Febrero 2011

Para escribir bien hay que leer mucho, para deconstruir hay que saber construir, para acabar con la literatura caduca del XX y anteriores hay que conocerla. Para matar al padre, hay que tenerlo.

Al buscar una foto para el post, nos hemos encontrado con el magnífico trabajo de Sergio Enríquez-Nistal.

More…

El viaje de Odei.

Posted by on 7 Octubre 2010

Odei. Nube en euskera.

Le conocí hace ya unos años, cuando hizo prácticas en una agencia donde yo estaba. Todavía no era Odei.

El verano pasado nos volvimos a encontrar, esta vez entre dos olas  Y ya era un poco más Odei. Sus gadchets eran su furgo, su cámara, su tabla y su Mac,  no necesariamente por ese orden. Y, sobre todo, el buen rollo que transmite.

Un día estalló una tormenta. Y en el cielo quedó una sola nube. Era Odei.

La Cóte Basque y el ponme el logo más grande se le habían quedado pequeños. Así que Odei liquidó su furgo y se dejó llevar por el viento y las olas. Hoy está en Thailandia, pasado mañana en Australia, al otro…

En su equipaje van su cámara, su tabla, su Mac…. y su buen rollo.

Y tenemos la suerte, y la envidia (cochina envidia, nada de sana) de poder seguir su viaje, ver sus fotos y leer sus textos en el blog de Kukurustan.

No pierdas de vista la nube,

No te pierdas el viaje de Odei.

Estambul. Delicias turcas.

Posted by on 15 Julio 2010

Estambul es una ciudad maravillosa, caótica, inmensa, inabarcable, segura (muy segura), en la que huele a especias, en la que se ver el mar desde las azoteas, en la que se mezclan Europa y Asia. Una ciudad con millones de habitantes que parecen salir a la calle todos a la vez. Una ciudad viva, amable, con un metro y un tranvía modernos, buses que te llevan a todas partes, ferries por una lira turca que hacen innecesarios los carísimos y largos cruceros para turistas que recorren el Cuerno de Oro. Una ciudad en la que es muy fácil moverse, incluso con un niño. More…

El tiburón de 12 millones de dólares

Posted by on 18 Junio 2010

La curiosa economía del arte contemporáneo y las casas de subastas
Don Thompson (Ed. Ariel)

Mucho y en muchos sitios se discute si la publicidad es arte. Vale, es cierto que los publicitarios nos alimentamos del Arte, como de muchas otras cosas, lo regurgitamos y luego lo expulsamos en forma de campaña o, a veces, de cagada (con perdón)

Y hasta ahí. Creo que tenemos, o deberíamos de tener, mucho más de artesanos que de artistas.

Pero el debate que plantea este libro le da la vuelta a la tortilla. Y lo que se pregunta (bueno, preguntarse se pregunta poco) es si el Arte, sobre todo el contemporáneo tiene mucho de publicidad, de marketing, de branding. More…

La noche de los tiempos.

Posted by on 17 Marzo 2010

Hace muy poco mi abuela (tiene 85 años) recordaba en una comida familiar el Madrid de la guerra, los milicianos, los colegios cerrados… poco después empezaba con “la noche de los tiempos” (Muñoz Molina. Seix Barral 2010)  Y no puedo dejar de imaginármela como parte de esta historia. A ella y a sus padres, mis bisabuelos, a los que también conocí. Imaginarles en ese verano del 36 al que nos empuja sin piedad Muñoz Molina. Un Madrid caótico, enfebrecido, peligroso, enardecido, pegajoso, inquietante… un Madrid lleno de camisas rojas, negras, pardas, azules de dos azules diferentes, de banderas rojas, de banderas rojas y negras, de boinas rojas, de sotanas negras, de siglas, de proclamas, de carteles con grandes letras, de desfiles, de sospechosos, de ajustes de cuentas, de fanatismos, de desesperados. …

More…